"La Historia cuenta lo que sucedió, la Poesía lo que debía suceder"

Aristóteles (384-322 a.C.)

sábado, 21 de octubre de 2017

Los orígenes del tenis en la provincia de Huelva

La implantación del tenis, o lawn tenis, como práctica deportiva en la provincia de Huelva tuvo su origen en el Rio Tinto English Club, en tanto que actividad regida por una vocalía propia, al igual que sucedía también con otros deportes como el polo, el foot-ball y el cricket, siendo organizados por la sociedad cultural y deportiva constituida en 1878 por la empresa británica The Rio Tinto Company Limited en dicha localidad minera.

Igualmente, y a medida que su práctica se iba generalizando entre los miembros británicos de las compañías mineras instaladas en algunas villas de la provincia onubense, fue necesaria su completa regularización a fin de serle otorgada una reglamentación y normativa unificada que fuese aceptada en cada encuentro que se efectuara por todos los jugadores de este incipiente sport.


 Grabado de un partida de lawn tenis de finales de siglo XIX. Fuente: www.britainhistory.wordpress.com


Asimismo, años más tarde, el lawn tenis llegaría a ser un deporte plenamente institucionalizado en la ciudad de Huelva tras constituirse la sociedad deportiva del Huelva Recreation Club en 1889, que ya disponía de pistas para practicar esta actividad desde el año 1886 en las inmediaciones del Hotel Colón de la capital. Y no sólo se trataría de un deporte masculino, sino que fueron numerosas las mujeres británicas que comenzaron a practicarlo, transmitiéndose igual afición con el devenir de los años a las españolas.

En este sentido, tenemos noticias por parte del secretario del Huelva Recreation Club, E. W. Palin, de la práctica del lawn tenis el 18 de enero de 1890, cuando se disputó un match desde las dos hasta las cinco de la tarde, ofreciéndose asimismo durante el descanso un té a las señoras de los socios asistentes. Meses después, el 17 de mayo, vuelve a realizarse otro encuentro en los jardines del Hotel Colón, esta vez entre el Rio Tinto English Club y el Huelva Recreation Club, resultando ganador éste último y, por haberse celebrado el partido al mediodía, se organizó un lunch para los miembros de ambas sociedades deportivas.

Y esta sería la asidua dinámica de encuentros de tenis realizados entre ambos clubes deportivos provinciales durante dos décadas en tanto que miembros de la recién creada Asociación de Lawn Tenis de Clubes de la Provincia de Huelva, hasta que se produjo un verdadero hito de importancia notable para la consolidación de este deporte a nivel provincial y, con el tiempo, a nivel nacional; y que no fue sino la concesión otorgada en 1912 por el monarca Alfonso XIII a Huelva como sede organizadora de la Copa de S. M. el Rey de Tenis, torneo que viene celebrándose desde entonces cada año en la ciudad.


 Partido de tenis mixto en las pistas de la sede onubense. Fuente: http://rcrtenishuelva1889.com

Así, en la primera semana del mes de mayo de 1912, se realizaron tres torneos de tenis, los propios del Campeonato de Huelva, esto es, la Copa de S. M. el Rey; la Challenge Cup, de D.C.W. Fielding y el torneo de la Copa Alkali, organizado por la compañía británica The United Alkali Company Limited. En lo que al primer campeonato se refiere, resultó ganador del mismo en el partido individual de caballeros R. E. Harman, quien obtuvo como premio la copa de plata, mientras que el segundo clasificado, F. K. Peach, recibió como premio una fuente también de plata.

Igualmente, en la Copa Fielding resultó ganador esta vez Peach, venciendo a su oponente Harman, otorgándose en la ceremonia de entrega de premios por parte de la esposa del vicecónsul británico en Huelva, Atwood, una copa de plata al primer clasificado y una jarra de cristal con escudo plateado al segundo. Asimismo, en el partido por parejas masculino, los premios consistieron en dos candeleros a los vencedores, Harman y A.R. Sturgess, mientras que a la pareja perdedora, formada por Peach y A. W. Hallward, se les obsequió con sendos gasógenos.

También, y como premio para los vencedores del partido mixto entre “señoritas y caballeros”, se concedieron, respectivamente, un reloj y un bolso de plata para Peach y su esposa; mientras que el equipo derrotado fue galardonado con una caja para cigarros y un esenciero, tomados por Hallward y Miss A. Leask. Y, finalmente, el partido individual femenino concluyó con la victoria de la señora Peach, quien recibió un centro de mesa elaborado en plata, mientras que a su contendiente, Miss A. Black, se le regalaron dos bandejas.