"La Historia cuenta lo que sucedió, la Poesía lo que debía suceder"

Aristóteles (384-322 a.C.)

miércoles, 17 de mayo de 2017

La visita de Santiago Ramón y Cajal a la provincia de Huelva

Un hecho no demasiado conocido que aconteció en nuestra provincia fue la visita que efectuó el eminente médico histólogo Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) a finales de abril de 1906 a la capital y, en días posteriores, a diversas localidades onubenses. Además, dicha visita se produjo sólo unos meses antes de ganar el Premio Nobel de Medicina ese mismo año por sus investigaciones y avances acerca de una mejor comprensión del sistema nervioso.



En efecto, el médico aragonés, acompañado de su esposa, Silveria Fañanas García, arribó a Huelva procedente de Lisboa, donde había asistido a un Congreso Internacional de Medicina, previo paso también por Badajoz, integrándose ya en la ciudad pacense Mario González de Segovia como nuevo acompañante, quien era Inspector Provincial de Sanidad; y, una vez en Huelva, haría lo propio en la estación onubense de Peguerillas el también galeno Manuel Méndez Brea.



Ya en la capital onubense, no pudo ser recibido por el Gobernador Civil, Enrique Polo de Lara, siendo a su vez atendido por su secretario, Sr. Páez. No obstante, la jornada estuvo perfectamente planificada para ese día, visitando destacados lugares de la ciudad tales como el muelle sobre la ría, y paseando tranquilamente por sus concurridas calles.


 El médico Ramón y Cajal en la Guerra de Cuba. Fuente: Museo del Ejército de Toledo.



A buen seguro, quizás el lugar que mayor interés produjo en su devenir por la capital al reputado médico fue el acceso a las instalaciones del Hospital de la compañía británica Rio Tinto Company Limited, así como al interior de la clínica del médico escocés afincado en Huelva William Alexander Mackay, siendo recibida la comitiva por él mismo y los doctores Robert Rusell Ross, García López y John Macdonald.



Allí, la mujer de Cajal fue obsequiada con un ramo de claveles por parte de Macdonald, al tiempo que ambos facultativos charlaban animosamente sobre diversos aspectos de medicina, mostrando el histólogo español gran interés en las investigaciones efectuadas por el médico escocés sobre el paludismo en Huelva.



En torno a la una de la tarde de ese mismo día, y mientras que algunos médicos y personalidades acudían con intención de visitar a Ramón y Cajal al Hotel Internacional donde se alojaba, los ilustres visitantes, junto a la comitiva de recepción, a la que se habían sumado otros tres médicos más, emprendieron un nuevo periplo hacia el monasterio de La Rábida, en Palos de la Frontera; lugar emblemático y de vital importancia en la gesta colombina. Tras esta destacada visita, retornaron nuevamente a la capital para contemplar los majestuosos muelles mineros onubenses, deleitándose los invitados, según afirman las crónicas periodísticas “...observando la interesante maniobra de carga y descarga de los buques”.



Concluida esta jornada, y en torno a las seis y cuarenta de la tarde, de nuevo se inicia un periplo hacia el norte de la provincia, a fin de corresponder la invitación efectuada por el Departamento Médico de la Rio Tinto Company Limited establecido en Minas de Riotinto al ilustre médico. Esta vez lo acompañarán, por ferrocarril y en un “coche salón”, los doctores García López y Ross, quienes le presentarían al director de la compañía minera, Arthur Carlyle. 

 Cajal conversando con el doctor Ross en las explotaciones mineras de Riotinto. Fuente: Instituto Cajal.



Un día después, tras haber sido recibido con grandes atenciones en la localidad minera, y pudiendo observar los avances tecnológicos dispuestos por los británicos en materia de sanidad minera, regresaría el prestigioso médico hasta el empalme ferroviario de Niebla, desde donde tomaría el tren hacia Sevilla para, finalmente, partir hacia Madrid desde la capital andaluza.